Por Aníbal Torres

Entre el último bimestre del año pasado y lo que va de este 2018 se registran tomas de posición pública desde el diálogo interreligioso respecto a cuestiones del contexto nacional e internacional. En algunos casos, se trata de reiterar posturas asumidas en circunstancias anteriores, en otros, de manifestar las voces de las comunidades religiosas ante cuestiones que irrumpen en la actual coyuntura.

Uno de los temas del panorama nacional y que afecta directamente a las diferentes denominaciones religiosas, está caracterizado por algunas situaciones de discriminación e incluso violencia que padecen personas creyentes y sus instituciones. Sobre esto, los días 8 y 9 de noviembre pasado se llevó adelante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires  la Jornada de Interreligiosidad, organizada por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

En las primeras conclusiones, el obispo de la Iglesia Apostólica Armenia, Kissag Mouradian, señaló: “Nuestros antepasados llegaron a Argentina en busca de paz, la paz que no encontraron en su patria”, agregando “tenemos que cuidarnos el uno al otro, reconocer las diferencias y aceptar”. Por su parte, en representación de la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina, Erich Bertuzzi expresó: “Los representantes religiosos estamos llamados a profundizar el acercamiento entre diferentes religiones para derribar mitos y prejuicios en la construcción de una sociedad democrática y justa”. Entre otros disertantes, también intervinieron el Secretario de Cultura del Centro Islámico de la República Argentina, Ricardo Elia, quien llamó a dejar de pensar “en función de ellos y nosotros” y destacó la importancia del diálogo interreligioso para crear lazos pacíficos, y en representación del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa, Raúl Scialabba hizo expresa mención a “la importancia de un marco legal que permita la libertad religiosa”[1].

Tomar posicionamiento público sobre tal delicada temática es importante y más aún, necesario, ya que como se dijo este 27 de enero, día internacional de conmemoración anual de las víctimas del Holocausto, hay “necesidad de terminar con la apatía de cierta dirigencia que al igual que lo que pasó en la Alemania nazi antes de la Noche de los Cristales Rotos, pretende tapar el sol con las manos, suponiendo que esto que está pasando (pintadas, violaciones de lugares sagrados, medios periodísticos de propaganda, inventos que prolongan la estupidez del Plan Andinia) ‘no puede’ pasar en la Argentina; para que de una vez por todas terminemos con el ‘ranking’ de delitos según se cometan en las grandes capitales o en los pequeños pueblos…”, como expresó  Mario Arcusin, uno de los referentes de la histórica comunidad judía de Basavilbaso (Entre Ríos)[2].

Otras cuestiones públicas también motivaron el posicionamiento de las religiones. Una de ellas fue la reforma previsional. Ante todo, cabe señalar que el tratamiento del proyecto de Ley de Libertad Religiosa girado por el Ejecutivo al Congreso, fue desplazado por la decisión del Gobierno nacional de priorizar el tratamiento en diciembre pasado de un paquete de reformas en materia económica. En lo que hace concretamente a los cambios en el sistema de seguridad social, y más allá del rechazo a la medida que dejó trascender la Conferencia Episcopal Argentina (CEA)[3], dirigentes de las comunidades católica y judía se expresaron en contra del clima de violencia en el cual se sancionó en el Congreso el proyecto gubernamental. En referencia a estos episodios, se expresó el presidente del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), Adrián Werthein, al momento de visitar al nuevo titular de la CEA: “La convivencia entre las distintas religiones es un distintivo de nuestro país y es tomada como ejemplo por otras regiones del mundo. El desafío que tenemos por delante es trasladar esos mecanismos de diálogo al ámbito político, y de esa manera evitar climas de tensión social como los que vivimos esta semana” [4].

Un hecho particularmente doloroso y que tuvo repercusión alrededor del mundo fue la desaparición en los mares del sur del submarino A.R.A. “San Juan” y sus 44 tripulantes. Mientras aún la sociedad espera saber qué sucedió realmente con ellos y el buque militar argentino, cabe destacar que hasta el momento se han realizado por lo menos tres convocatorias interreligiosas para rezar por los tripulantes y acompañar a sus familias: dos se hicieron en noviembre pasado, en el marco del acto realizado en La Plata por el día de la Libertad Religiosa[5] y en la convocatoria hecha desde Buenos Aires y San Isidro[6], y una se hizo en enero de este año, en un acto en Mar del Plata[7].

Es de resaltar también que desde el diálogo interreligioso (en articulación con ámbitos gubernamentales) se expresaron posicionamientos respecto algunas cuestiones del panorama internacional. Por un lado, a comienzos de noviembre de 2017 se realizó  en Ushuaia (Tierra del Fuego) el II Congreso mundial de diálogo interreligioso e intercultural con el lema “Una senda hacia la paz”, organizado por la CEA, el Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer, el Instituto Islam Para la Paz y la Organización Internacional de Integración al Refugiado, con el objetivo de “generar un espacio para el diálogo sobre temas centrales de la sociedad actual desde perspectivas diversas”. Con tal impronta, en el encuentro se abordaron diferentes temáticas de la agenda internacional, en la perspectiva del camino hacia la paz[8]

Por otro lado, los líderes religiones dieron su apoyo a la lucha mundial contra las nuevas formas de esclavitud. En este sentido, el 16 del mismo mes, representantes de distintas comunidades de fe suscribieron una declaración conjunta en contra de las modalidades de esclavitud moderna[9], a raíz de la iniciativa de la Fundación “Walk Free” y de la “Global Freedom Network”, que por primera vez propició que una ceremonia de tales características se realizara en el continente americano, buscando “crear una red interreligiosa” para luchar contra ese flagelo, según expresó el sacerdote Guillermo Marcó, quien integra la Presidencia del Instituto del Diálogo Interreligioso con el rabino Daniel Goldman y el referente islámico Omar Abboud.

Los posicionamientos referidos muestran que el diálogo interreligioso en Argentina no se cierra sobre sí mismo, abordando una agenda conformada por cuestiones cuya incidencia no va más allá de las propias comunidades de fe. Más bien, sin descuidar esto, se expresa una manifiesta vocación por no ser indiferentes ante los problemas, desafíos y oportunidades del tiempo presente, que atañen tanto a creyentes como no creyentes.

Así, en este 2018 es de esperar que se profundicen y lleven a la práctica los compromisos asumidos en los diferentes pronunciamientos. En este sentido, dos formas de concretizar la esperanza que suscita la madura unidad en la diversidad de las confesiones religiosas en el país, serían, por un lado, sostener tanto el consenso logrado entre ellas a favor de la sanción de la Ley de Libertad Religiosa (cuyo tratamiento parlamentario ha sido postergado), como la apertura al diálogo con otros sectores. Por el otro lado, como servicio a la sociedad nacional e internacional, el diálogo interreligioso no debe dejar de expresarse en la defensa de los derechos humanos, fortaleciendo las redes de cooperación y haciendo uso de la voz pública para denunciar toda política que afecte a los más vulnerables.

 

[1] En la Jornada participaron representantes de la Pastoral de Drogadependencia del arzobispado de La Plata), de los musulmanes, de la AMIA La Plata, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días (mormones), la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, la Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquia, la Escuela Asociación Científica Basilio región La Plata, la Iglesia Adventista, Iglesia Evangélica Bautista. En la segunda etapa del encuentro estuvieron representados la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial, la Iglesia de Scientology de Argentina, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la Asociación Escuela Científica Basilio, la Cosmovisión Indígena, Constructores de Puentes, Fundación Encontrarse en Diversidad, Congreso Judío Latinoamericano, Centro de Diálogo Intercultural, de la Mesa de Confraternidad Interreligiosa. También el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa, la Comunidad Bet El, la Comisión Arquidiocesana de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso, la Confederación Evangélica Bautista, de la Agrupación Social, Cultural y Religiosa Africanista y Umbandista, de la Asociación Árabe Islámica y FEARAB. Fuente: http://www.aica.org/31120-primeras-conclusiones-de-la-jornada-interreligiosidad-del-inadi.html

[2] Fuente: https://www.facebook.com/profile.php?id=100007069922653 Posteo de Arcusin, del 27 de enero de 2018.

[3] Fuente: https://www.clarin.com/politica/fuerte-mensaje-iglesia-horas-reunion-mauricio-macri_0_S1jqUKUGz.html

[4] En el encuentro realizado previo a la Navidad, el presidente del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), Adrián Werthein, y el director ejecutivo, Claudio Epelman visitaron a monseñor Oscar Ojea en la sede del Episcopado argentino. Del encuentro participó también el rabino Jonas Shalom, miembro del CJL. Fuente:http://www.aica.org/31781-catolicos-judios-unidos-en-el-camino-del-dialogo-la-diversidad.html

 

[5] El acto fue el 23 de noviembre, en el Teatro de la Comedia, organizado por la Dirección Provincial de Cultos. Allí se elevó una plegaria “por los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan y sus familias desconsoladas”. Fuente: http://www.aica.org/31387-oracion-por-la-paz-de-los-argentinos-en-el-dia.html

[6] Los Obispos de la Diócesis de San Isidro, Oscar Ojea y Martín Fassi; el Rabino Fabian Skornik de la comunidad Lamroth Hakol, Omar Abboud, el Rabino Daniel Goldman y el Pbro. Guillermo Marcó del Instituto de Diálogo Interreligioso, invitaban el 22 de noviembre a “unirse en ferviente oración,  para acompañar la angustia que viven los familiares de los 44 marinos del submarino ARA San Juan con el cual se ha perdido contacto”. Se pedía que en lasinstituciones y comunidades” se realizara “un momento especial para elevar una plegaria  por esta situación que angustia a todos” Fuente: http://compromisosocial.com.ar/?p=28956 También la Conferencia Episcopal Argentina convocó a una jornada de oración por los “servidores valientes de la patria” Fuente: http://www.periodistadigital.com/religion/america/2017/12/02/los-obispos-argentinos-convocan-a-una-jornada-de-oracion-por-el-ara-san-juan-iglesia-religion-dios-jesus-papa-argentina.shtml

[7] El 15 de enero, hubo una sesión pública especial del Concejo Deliberante de General Pueyrredón, en donde el obispo de Mar del Plata y representantes de fe judía y evangélica oraron juntos al cumplirse dos meses de la desaparición de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, acompañando a “los pedidos de los familiares para que no se detenga la búsqueda del submarino, para que se asignen los recursos necesarios y que se pueda encontrar el navío”. Fuente: http://www.aica.org/32013-oracion-interreligiosa-dos-meses-de-la-desaparicion-del-submarino-ara.html

[8] Los temas tratados en 11 mesas fueron: Latinoamérica: trata de personas y violencia de género. Urgencias y soluciones. – Narcotráfico: el desafío de los líderes mundiales. – Refugiados y migrantes: por religión, hambre y guerra.- Educación: diálogo y libertad religiosa. – Jóvenes y diversidad: una misión clave.- Historia y religión: del impulso de la independencia a la eco transformación.- Justicia: su rol en las democracias de Latinoamérica. – Religión: doctrina religiosa vs. decadencia moral.- Terrorismo internacional: la religión como excusa.- Mercosur: su papel en el nuevo orden mundial.- Una senda hacia la paz.  Fuente: http://www.webee.com.ar/ii-congreso-mundial-de-dialogo-intercultural-e-interreligioso

 

[9] La Declaración fue firmada por primera vez en 2014 en el Vaticano por el papa Francisco, el reverendo Justin Wellby, arzobispo de Canterbury y otros líderes religiosos. En el encuentro de Buenos Aires suscribieron la declaración representantes de la Conferencia Episcopal Argentina, la Comunidad Sefaradi de la Argentina, la mutual judía AMIA; los musulmanes de la Argentina, la Iglesia Apostólica Armenia, la Iglesia Griega Ortodoxa en la Argentina, la Asociación de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera); la Iglesia Metodista Evangélica Argentina, la Comunidad Sikh de la Argentina y la Iglesia Anglicana. Fuente: http://www.valoresreligiosos.com.ar/Noticias/buenos-aires-lideres-religiosos-contra-la-esclavitud-moderna-11303