Por Aníbal Torres

Como es bien sabido, diciembre es propicio para realizar una mirada retrospectiva sobre lo acontecido en el año. En parte esto se vincula con una lectura donde se prioriza la dimensión temporal (“antes, ahora, después”, relacionada con el cristianismo) en vez de la dimensión espacial (“más acá y más allá”, propia del pensamiento griego)[1]. De manera entonces que desde el presente (situados en este “ahora”), ante un 2016 “en retirada”, miramos hacia atrás y nos preguntarnos: ¿Qué “signos” –positivos y negativos- se dieron en relación con el ecumenismo y el diálogo interreligioso?

En cuando a los “signos negativos”, ante todo hay que mencionar algunos episodios de discriminación, de expresiones estigmatizantes para miembros de algunas confesiones, que incluso tuvieron repercusión mediática. En este sentido, hubo que lamentar, por un lado, que nuevamente se hayan registrado acciones de antisemitismo[2] y, por el otro lado, ciertas expresiones xenófobas, contrarias a recibir en el país a víctimas de la crisis de refugiados, en su mayoría musulmanes[3]. También –como en el pasado reciente[4]– se dieron algunos hechos delictivos que afectaron el patrimonio de algunas comunidades religiosas[5]. Más allá de que en todas esas situaciones se trató de episodios aislados, no se puede menos que denunciar y oponerse firmemente a ese tipo de prácticas y manifestaciones, que además de alguna manera perturban el general clima de buena convivencia en el que se vienen dando las relaciones de las diferentes confesiones religiosas entre sí.

Por eso mismo, si bien no lo resuelve todo, es importante fortalecer el marco legal que protege la libertad religiosa. En este plano institucional, aquí hay que señalar el nulo avance en materia de elaboración de un proyecto de ley que comprenda la libertad religiosa en todas sus dimensiones. Cuando iniciamos esta serie de columnas para el Observatorio, señalamos que el Gobierno del presidente Macri tenía la oportunidad y el deber de dar nuevo impulso a la sanción de dicho marco regulatorio, más aún con los intentos de acercamiento de las partes interesadas que se había producido en los años anteriores. Incluso desde los sectores que habían trabajado en esa iniciativa en gestiones precedentes al frente de la Secretaría de Culto de la Nación, se había mostrado una expectativa favorable en el inicio de la etapa de Cambiemos[6] en el Ejecutivo Nacional. Sin embargo, la Ley de Libertad Religiosa no figuró entre las prioridades de la agenda que el oficialismo intentó desplegar en la arena parlamentaria, más allá de los gestos de respeto y apertura a las comunidades de fe que se dieron, por ejemplo, en la celebración del Te Deum en Tucumán por el Bicentenario de la Independencia.

Junto con lo anterior, también es cierto que este 2016 vio emerger algunos “signos positivos” en relación con el ecumenismo y el diálogo interreligioso. Uno de ellos fue la realización (del 13 al 15 de agosto, también en Tucumán) del Congreso Nacional de diálogo Interreligioso, en el marco de la mencionada celebración del Bicentenario de la Independencia patria. El lema de dicho encuentro fue “Buscando juntos la paz como expresión armónica de la pluralidad religiosa”[7]. No es poco decir que en Argentina también se dieron expresiones a través de las cuales se recepcionó en el ámbito local un acontecimiento de carácter internacional. Como hemos destacado en otra columna, el “espíritu de Asís” (cuyo 30º aniversario se celebró en octubre en la homónima ciudad italiana), tuvo diferentes evocaciones en el país, expresiones que permitieron ratificar el compromiso en la construcción de la paz, de la cual es servidora el diálogo interreligioso[8].

Esto no solamente es importante por constituir manifestaciones de solidaridad con las poblaciones que sufren graves conflictos en otras partes del mundo, sino también por contribuir a la paz social en el propio país, expuesto aún a dificultades como las mencionadas más arriba. Es de resaltar también que Argentina fue la sede en septiembre de la puesta en funcionamiento del Grupo de Trabajo “Teología, Ética y Política” (perteneciente al Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO), un espacio de alto perfil académico y con perspectiva no sólo interdisciplinar e internacional sino también ecuménica e interreligiosa[9].

Como podemos apreciar, al mirar hacia atrás en este 2016 nos encontramos con “luces y sombras”, lo que muestra también que el ecumenismo y el diálogo interreligioso no sólo saben de encuentros amistosos y fraternos, sino también del padecimiento de adversidades y brotes de intolerancia. El hecho de que tan nobles causas se puedan sobreponer a esas expresiones hostiles, habla de una vitalidad y maduración en el caminar juntos, generando articulaciones que excedan los encuentros de cúpulas, sirviendo a la unidad en las diferencias y renovando el compromiso por el servicio a la justicia y la paz en la democracia argentina. El empeoramiento de la situación social en este año que termina, marcado por el regreso de “políticas de ajuste”, sin dudas demandará mayores esfuerzos de diálogo y trabajo mancomunado en 2017.

[1] Un reconocido autor en plantear esta distinción fue Oscar Cullmann (1946).

[2] “Carlos Paz, destituido por antisemita”, 7/10/2016, en http://www.diariodemocracia.com y “Bariloche: estudiantes del colegio ORT denuncian que fueron agredidos por jóvenes disfrazados de nazis en el viaje de egresados”, 25/08/2016, en http://www.lanacion.com.ar/

[3] “Alerta en la comunidad árabe local por un brote discriminatorio”, 20/07/2016, en http://www.clarin.com

[4] En particular 2013, con atentados a la Iglesia metodista y a la casa del MEDH.

[5] Por mencionar lo más resonantes, “Brutal ataque contra la Basílica de Flores, la parroquia del Papa Francisco” 12/06/2016 http://www.diariocronica.com.ar y “Graves incidentes en la Catedral tras el paso de la masiva marcha del Encuentro Nacional de Mujeres”, 9/10/2016, http://www.lacapital.com.ar

[6] Navarro Floria, Juan, “¿Tendremos ahora una ley de libertad religiosa?”, en Criterio, 2016, http://www.revistacriterio.com.ar

[7] El “Acta de la proclama” del Congreso se puede consultar en http://iglesiametodista.org.ar/primer-congreso-nacional-de-dialogo-interreligioso-por-la-paz/

[8] Por ejemplo, la XI edición del “Encuentro de Oración por la Paz. Espíritu de Asís” el 27/10/2016, http://ofm.org.ar/xi-encuentro-de-oracion-por-la-paz-espiritu-de-asis/

[9] Sobre la reunión realizada el 30 de septiembre en la Facultad de Teología de la UCA se puede consultar http://www.clacso.tv/agenda_igualdad_informes.php?id_video=764